GUIA COMO SUPERAR UNA RUPTURA. FASE I: me acaban de dejar

“Últimamente las cosas no acababan de ir bien, pero no le daba importancia. Amaba a Carlos por encima de todo, por lo que disculpaba nuestras discusiones diarias diciéndome que estábamos pasando por un mal momento y que en un tiempo todo volvería a ser como antes. Yo sabía que la relación se estaba deteriorando… pero pensaba que con la fuerza de los dos conseguiríamos parar el desastre.
Por ello, cuándo aquella tarde después de trabajar me dijo que teníamos que hablar, no entendía nada. Habíamos discutido aquella mañana por una tontería y se había ido de casa dando un portazo, así que para hacer las paces yo le estaba preparando su cena favorita. Así que cuándo me cogió de las manos y me dijo “Clara, lo nuestro ha terminado” creí que estaba en una pesadilla de la que no había manera de despertar”. No recuerdo que pasó a continuación, sé que discutimos de nuevo, que le pedí explicaciones y que él me dijo que ya no podía más y que me quería, pero que ya no estaba enamorado de mí, que ya no aguantaba más nuestra situación. Lloré, grité, le pedí que no lo hiciera, que lo superaríamos, pero él ya había tomado la decisión, así que con una sola maleta se fue de casa y me dejó.
Cuando alguien te deja, por mucho que sepas que las cosas no acababan de ir bien, no te lo esperas y duele, duele como una daga en el corazón. Y piensas que no saldrás de esta, que tu vida no tiene sentido y te hundes en la miseria más absoluta pensando que todo lo que habías construido hasta entonces… se hace añicos (Clara)“.

Afrontar una ruptura amorosa es como aceptar una muerte, al fin y al cabo hay algo que se muere: el amor. Aceptar que ya nunca más podremos estar con esa persona, ser conscientes de que nos han abandonado y han preferido seguir haciendo camino sin nuestra compañía, es un hecho difícil y no merece menosprecio, al fin y al cabo cada relación marca nuestra vida para siempre, de una manera definitiva.
Seguramente en estos momentos, si te acaban de dejar, debes estar pasándolo mal, así que no tengas miedo si:

  • No puedes dejar de llorar.
  • Te sientes angustiada.
  • No tienes hambre.
  • No quieres levantarte de la cama.
  • No te apetece hablar con nadie.
  • Presentas signos de ansiedad o depresión.

-Estado de shock
Piensa que te acaban de dejar y que estás literalmente en “estado de shock“, en tu cabeza resonará sin parar “esto no me puede estar pasando a mi” o “esto no es cierto, es una pesadilla y cuándo me despierte volveremos a estar juntos”. Seguramente te pasarás las 48 primeras horas llorando, sin querer moverte de casa, escuchando canciones melancólicas que te recuerden a esa persona y llamando a tus mejores amigos para que te escuchen y te consuelen en estos malos momentos. La primera fase es corta pero intensa.
Durante esta fase solemos recordar de manera recurrente los momentos vividos con él o ella, como si se tratara de una película de Hollywood, pasando por alto las broncas y los malos momentos recordando sin parar sus besos, sus caricias, sus “te quiero” y sus promesas de eternidad.

– “Quiero volver con él”
Después del primer impacto vendrá el deseo irrefrenable de volver junto a él. Aunque te haya dejado pensarás que está equivocado y que estáis destinados a estar juntos. Un 90% de personas confiesan haber tenido este pensamiento cuándo les han dejado y es normal, al fin y al cabo lo que sentimos es demasiado fuerte como para pensar que no sea compartido. Y por ello es mucha la gente que comete el error de mandar mensajes a mansalva a su ex, insistir en verle e incluso esperarle en la puerta del trabajo para subsanar la decisión tomada.
Para empezar, si han roto contigo es por un cúmulo de motivos y de un día al otro no le harás cambiar de decisión. Si realmente se ha equivocado, será la otra persona la que vaya en tu busca y no viceversa. No existe lo imposible y nunca se sabe si en un futuro podréis volver a estar juntos, pero ahora por ahora debes dejar que siga su camino.

-¿Cómo empezar a vivir sin la otra persona?
Una de las cosas más duras es la creación de una nueva rutina en la que la otra persona ya no esté presente. Aunque creas que te va a ser imposible, debes ser fuerte y empezar a crear tu propia cotidianidad. Todo será más sencillo si te deshaces de sus cosas y sus recuerdos. También deberías optar por no mirar su facebook ni su messenger, y si tienes tentaciones, bórrale. Vivir sin esa persona significa realmente echarle de tu vida (al menos, por ahora) para empezar a construir un presente en el que no exista nadie más que tú y tus sueños.
Intenta pasar el menor tiempo en casa sola, así que queda con los amigos, apúntate al gimnasio o alguna actividad que te haga conocer gente y no te haga pensar.
Está claro que el proceso va a ser difícil, es como cuándo a una persona le cortan una pierna y tiene que aprender a andar con una pierna artificial. Sí, puede hacerlo, pero no deja de ser duro.
Esta primera fase es la que más difícil puede parecernos ya que realmente los acontecimientos pasan de una manera muy rápida y no sabemos muy bien cómo afrontarlos todos, pero no te preocupes: a todos nos han dejado y todos hemos salido de ello. Tardarás más o menos, pero ya verás que con el tiempo conseguirás olvidar este desamor y construir una nueva relación definitiva y sana.

Sigue esta Guía completa:

FASE II – Construir un nuevo futuro
FASE III– Salir con otras personas
FASE IV– Amar de nuevo

Leave a Reply

Solve : *
19 × 14 =


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies